domingo, 16 de diciembre de 2012

Como sentirte cómoda desde las alturas


Como todas sabemos los zapatos de tacón aparte de estilizar, son tan sexys que hacen daño y ese es el problema, cuando son tan altos suelen hacer daño pero no tiene porque ser así. Ahora vamos a descubrir como sentirse cómoda desde las alturas.

Mujeres_con_tacones : una silueta de piernas de la mujer en el estudio aislado fondo blancoLa fabricación de los zapatos empieza por el tacón. Hay diferentes tipos de tacones pero los materiales son los mismos, los más usados son los de plástico y algunos de madera. Los tacones buenos llevan una varilla en su interior que hace que sea más reforzado. Para saber si el tacón es de calidad, como a simple vista no se puede apreciar, lo mejor es probártelos en la tienda y andar un poco con ellos. Si el tacón no es de calidad, no te sentirás cómoda con él y el tobillo te bailara un poco. Hay que asegurase de que no te desequilibras al andar.

 Es muy importante saber cómo se reparte la distribución de tu peso en el zapato. Por ejemplo: cuando te pones unos tacones tu peso tiene que recaer en los tacones no en la parte delantera del zapato. Otro factor a tener en cuenta es que la base del zapato sea acolchada justo al final de los dedos, eso hará que los dedos descansen y se abran con facilidad, adoptando una posición más cómoda.

Diferentes tacones distinta comodidad.




El tacón de cuña es extremadamente estable y cómodo, se ajustara muy bien a tu pie.






El tacón de plataforma reduce la inclinación del zapato minimizando el dolor. Dependiendo del modelo y corte no perderá la elegancia que buscamos para un traje de noche o cóctel.

       









El tacón de aguja es mí preferido, pero no os olvidéis, de todos los modelos de tacón este es el más elegante y glamuroso y a su  vez el más incomodo, por eso cuando nos decantemos por este modelo tenemos que tener en cuenta los siguientes consejos: tienen que permitirte andar erguida y con el pie equilibrado, comprueba que la parte delantera del zapato este acolchada y por último, acordaros de notar cómo se reparte la distribución de nuestro peso. De lo contrario tendremos unos zapatos preciosos que no podremos usar.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada